Platos típicos que no puedes dejar de comer si viajas a Roma

bucatini all’amatriciana

Descubrir Roma es mucho más que perderse por sus estrechas calles o visitar algunos de sus monumentos más emblemáticos. Conocer Roma implica también probar sus platos típicos, aprovechando la amplia oferta de turismo gastronómico con la que cuenta. Es por eso, que si estás planeando escaparte unos días a la ciudad eterna, en tu itinerario no puede faltar una lista con restaurantes de comida típica.

Lo mejor es estar repartidos por las principales zonas que vas a visitar así evitarás tener que alejarte demasiado del lugar donde estás. También es importante encontrar un alojamiento bien ubicado, para disfrutar del famoso aperitivo italiano o para cenar platos típicos romanos. En internet páginas como venere.com disponen de todo tipo de alojamiento donde puedes reservar según tus preferencias de zonas, servicios, etc.

No hay que olvidar que la cocina italiana está compuesta por un antipasto, un primer plato, un segundo plato y un postre, por lo que la variedad es enorme. En lo que respecta al antipasto los platos más típicos son carciofi alla romana, es decir, alcachofas a la romana y fiori di zucca que es la flor del calabacín rebozada y frita. También está la pizza bianca, una especie de focaccia pero más fina y menos esponjosa, que los romanos suelen comer sola o acompañada por otros tipos de pizzas. Está especialidad romana se puede comprar en cualquiera de los cientos de negocios que venden “pizza al taglio”, es decir, porciones de pizza al peso.

Sin duda en la lista de platos imprescindibles tampoco pueden faltar los bucatini all’amatriciana. Se trata de unos espaguetis algo más gruesos que los normales y con un agujero en el centro que se acompañan con una salsahecha con tomate, guindilla, aceite de oliva y “guanciale”, un corte de cerdo que incluye la papada y la parte inferior de la cabeza. Otro primer plato característico es la pasta cacio e pepe.Un plato simple pero delicioso compuesto por pasta, pimienta y pecorino romano, que es un particular tipo de queso de oveja.

Dentro de los segundos platos, en cambio, el plato principal es la porchetta, carne de cerdo deshuesada, condimentada con romero, hinojo y pimienta y cocinada al horno. Se suele comer cortándola en rodajas y se utiliza también para hacer bocatas.

Por último, si hablamos de postres los grandes protagonistas son el tartuffo negro, que es básicamente trufa con chocolate y el helado artesanal. Para quienes quieran probarlo no duden en acercarse a las heladerías GROM, a I Caruso o a Il Gelato di San Crispino, ubicada a pocos metros de la Fontana di Trevi.

Booking.com

0

Respuestas o comentarios


Accede con tu nombre de usuario o regístrate para poder responder.

Crea tu cuenta viajera y empieza a participar en la comunidad. Es gratis y te llevará 15 segundos!




Hazlo fácil!

Utiliza tus cuentas de Facebook o Twitter para entrar en Dudas Viajeras

Entrar usando Facebook