Turismo en la hermosa ciudad portuguesa de Alcobaça

Alcobaça

 

Alcobaça es una ciudad portuguesa en el distrito de Leiria, región centro y subregión del oeste. La ciudad está a unos 109 km de la capital Lisboa, y entre tres principales ciudades: Caldas da Rainha, Marinha Grande y Leiria. Es el asiento de un municipio con 417.05 km2 de superficie, está bordeado por el ríos Alcobaca, de cuyo nombre deriva su nombre.

Alcobaça es una región rica en el centro de Portugal, siendo notable, durante siglos, la calidad de sus frutos, como resultado principalmente de la acción pedagógica ejercida por los monjes del monasterio de Alcobaça. Uno de los monumentos más famosos de la ciudad es el monasterio de Alcobaça donde los sarcófagos de Inés de Castro (1320-1355) y Pedro I de Portugal (1320-1367) reposan, siendo los protagonistas de uno de los amores más bello de la historia a lo largo de la humanidad. Para aquellos que desconocen la historia, puede conocerla en el lugar y sólo después te sentirás mejor de estar en Alcobaça.

Siempre que se visita una ciudad pequeña se tiene la ventaja de que se puede recorrer en un solo día, y así disfrutar de todas las cosas que puede ofrecer al viajante que va a conocerla. En el caso de esta ciudad algo que llama mucho la atención es las atenciones y el esmero que ponen sus habitantes en el turista, para que este pase una agradable estancia en su pueblo.

Como mencionamos anteriormente, mucha gente visita esa ciudad por la noble y bella historia que se dio en este lugar entre Pedro I de Portugal e Inés de Castro. Por ello la ciudad ha sabido sacarle partido y cada año se celebran obras teatrales en el teatro de la ciudad donde se recrea todo lo que sucedió entre esta pareja de amantes. Vale la pena ir a ver una de estas presentaciones si eres amante del teatro y te gustan los dramas románticos.

Creo que es solo por esta bella historia vale la pena visitar la Alcobaça; Pero más allá de la historia y la belleza del lugar, Alcobaça tiene numerosas y encantadoras tiendas de souvenirs y restaurantes con una gastronomía única, donde debes probar el sabrosísimo ‘pollo en olla de barro’, que cuando lo pruebes nunca olvidarás.

También frente al monasterio de Alcobaça, el turista tiene varias cafeterías con terrazas donde se puede sentar a disfrutar del paisaje, ver cómo transcurre el tiempo y sobre todo mirar la grandeza del monasterio, así como la obra arquitectónica realizada por más de 1.000 años por artistas nativos; en una época donde los recursos eran pocos, pero el amor al arte, grande.

 

Booking.com

0

Respuestas o comentarios


Accede con tu nombre de usuario o regístrate para poder responder.

Crea tu cuenta viajera y empieza a participar en la comunidad. Es gratis y te llevará 15 segundos!




Hazlo fácil!

Utiliza tus cuentas de Facebook o Twitter para entrar en Dudas Viajeras

Entrar usando Facebook